Tartaletas de melocotón y vuelta de las vacaciones.

¡¡Hola de nuevo!! ¡Qué gusto volver a estar por aquí! ¿Hacía cuánto no publicaba una entrada? Ha pasado mucho tiempo, y muchas cosas. El caso es que quería publicar esta receta desde Junio, y todavía no había encontrado momento en casi 3 meses que han pasado… ¡Pero lo importante es que ya la estáis leyendo!

Este verano se han mezclado varios ingredientes que son los culpables de mi ausencia en la cocina. El primero, y más sencillo para echar la culpa, es el calor que todavía hoy nos acecha. No sólo evito encender el horno con estas temperaturas, también el calor me atolondra y no me apetece nada pensar en la cocina…

El segundo, es que he parado muy poco por Zaragoza este verano. He podido disfrutar de unas vacaciones geniales en las que he disfrutado muchísimo. Comencé por Zarautz con unas amigas para celebrar el final de curso. Luego continué por el norte de Italia con mi familia visitando Bérgamo, Milán, Verona, Venecia, el Lago de Como y Pavía, que es dónde mi prima estaba disfrutando de su Erasmus. Volví a España y me adentré en un lugar maravilloso que no había estado todavía. Hablo de Cantabria, ¡qué lugar! Me encantó. Estuve en un Campo de Trabajo en el pueblo  de Colindres, a lado de Laredo. Durante el campamento tuve la suerte de conocer a personas geniales, visitar sitios preciosos con los que sueño por las noches, practicar snorkel , y respirar mucho, mucho, mucho azul. Cuando volví del campamento  se supone que ya me instalaba en Zaragoza. Pero tuvimos que ir un par de veces a Barcelona y otras tantas al pueblo. Además en Agosto comencé a prepararme una asignatura para Septiembre (¡¡mañana tengo los exámenes!!) que no pude cursas el año pasado… Como veis no he estado mucho en casa, y cuando tenía oportunidad me lanzada a la calle con mis amigos a disfrutar de las noches de calor.  Acabado esta larga y segunda escusa, voy a por la tercera.

Durante este tiempo mis gustos y preferencias se han ido remodelando. Nuestro tiempo es limitado, y hay que aprovecharlo en invertirlo en lo que a uno en cada momento le hace feliz. Todos tenemos nuestras temporadas en las que nos apetece hacer más una cosa que otra. Confieso que llegué a asustarme al darme cuenta que había perdido interés en crear recetas y publicarlas. Y aguardaba la esperanza de que mi afán de creatividad culinario volviese a mi con el tiempo. No os asustéis, no ha desaparecido. Pero si que es cierto que en este momento tengo muchos asuntos en la cabeza. Estoy acabando la carrera de Psicología, con la que estoy cada vez más involucrada, el ocio ocupa una parte muy importante en mi vida pero tengo que repartírlo entre mis muchas aficiones y personas. Digamos que ha habido un punto de inflexión en mi vida, una “revolución cognitiva” como dicen mis apuntes… Desde luego ha sido positiva, porque me ha hecho echar la mirada atrás y al presente (a veces no somos conscientes de lo que está ocurriéndonos ahora mismo!) y darme cuenta de que esto es ya parte de mi, y me siento muy orgullosa de ello.  Las cosas no son estáticas, al igual que las personas van cambiando. A veces a mejor y otras a peor. Estamos en Septiembre, toca preparar listas, organizarse y prepararse para el nuevo curso. De momento mi propuesta para el blog es publicar cuando me apetezca y el tiempo me lo permita. Quizás no sean muchas entradas, pero tened por seguro que las que se creen estarás repletas de cariño e ilusión, mi motor.    Y sin más dilación, ¡os presento a mis tartaletas de melocotón! Como decía una de mis personas favoritas,  llego tarde, pero a tiempo. 

tartaletas-de-melocoton-5

La receta es de la masa es de la gran Linda Lomelino (para variar…). Y es que su receta, no demasiado dulce, junto con la fruta queda fantástica. Con  la receta da para 4 tartaletas. Aún recuerdo cuando me tome la que me correspondía en el desayuno…

Si no disponéis de un molde de tartaletas podéis preparar una tarta grande, ya sabéis la cocina siempre admite variaciones. En cuanto a la fruta, yo escogí una de temporada, el problema es que esto fue en Junio y ya estamos en Septiembre. Por lo tanto la fruta ha variado un poco. Aunque todavía quedan melocotones, y yo os animo a prepararlas con ellos, podéis utilizar otra fruta es que os guste más.

tartaleta-de-melocoton-3

tartaletas-de-melocoton-2

 

Ingredientes:

-Para la masa:

  • 375gr de harina
  • 1 cda de azúcar glas
  • 150gr de mantequilla fría a dados
  • 1 huevo
  • 75-100ml de agua fría

-Para el relleno:

  • 6 melocotones aproximadamente
  • 135gr de azúcar
  • 3cdas de maicena

-Para pintar:

  • 1 huevo batido
  • Azúcar para espolvorear

Preparación:

  1. Mezclamos en un bol la harina y el azúcar glas. Añadimos la mantequilla y mezclamos con los dedos hasta obtener una masa granulada.
  2. Añadimos el huevo y el agua (poco a poco) hasta ligar la masa. Quizás no necesitéis utilizar todo el agua. Envolvemos en papel film y enfriamos en la nevera durante 30′.
  3. Mientras, limpia la fruta, córtala y ponla en un bol junto con la maicena y el azúcar.
  4. Cuando la masa esté lista, divídela en 4 partes iguales. Utiliza 3/4 partes de cada trozo para hacer la base y el otro para la tapa.
  5. Forra los moldes con mantequilla y harina para que no se pegue la masa. Estira la masa con el rodillo  y  coloca cada base de masa sobre el molde. Presiona suavemente con los dedos y corta los sobrantes.
  6. Rellena las tartaletas con la fruta previamente preparada.
  7. Con lo que haya sobrado de masa y lo que habíamos guardado, extiéndela y córtala en tiras.  Tienes que colocar las tiras como en la foto, no es complicado.
  8. Bate el huevo con un poco de agua y utilízalo para pegar las tiras sobre los bordes de masa de las tartaletas. Utilízalo también para pintar las tartaletas. Finalmente, espolvorea  azúcar por encima.
  9. Pre calienta el horno a 180ºC, y hornea 35-40′. Hasta que estén doradas.

 

tartaleta-de-melocoton

 

No es posible crear, si no es a cambio. 

Lo que la mano añade,

lo que la mente libera de las sombras,

al existir nos muestra que existimos.

Aunque ni lo imagine ni lo sueñe,

cualquier sueño del hombre es testimonio. 

 

 

Anuncios